Causas y diagnóstico


 

Factores de riesgo

A menudo la apnea del sueño se queda sin diagnosticar. Por lo general, los médicos no pueden detectarla durante las consultas corrientes. Además, no hay pruebas de sangre para este problema.

 

La mayoría de las personas que sufren apnea del sueño no saben que la tienen porque sólo ocurre durante el sueño. El primero en notar los signos de la apnea del sueño puede ser un familiar o quien duerme en la misma cama con la persona afectada.

 

La apnea del sueño puede darse en personas que tengan o padezcan alguna de las siguientes características o patologías:

  • Edad y sexo; más frecuente en varones y en personas de edad más avanzada.
  • Obesidad.
  • Herencia.
  • Alteraciones anatómicas o funcionales.
  • Retrognatismo mandibular.
  • Artritis.
  • Encefalitis.
  • Enfermedades neurodegenerativas; Parkinson.
  • Poliomielitis bulbar.
  • Macroglosia.
  • Linfomas.
  • Tiroides ectópico.
  • Síndromes poliformativos.
  • Consumo de Alcohol.
  • Uso de analgésicos que contienen narcóticos. Antidepresivos y ansiolíticos.

¿Cómo saber si padezco apnea o ronco?

Es frecuente que se experimenten fases de la respiración interrumpida durante el sueño. Cuando estos episodios duran más de 10 segundos y se producen más de 10 veces por hora, la disfunción debe ser asumida. Estamos ante un riesgo grave.

 

Cuando los músculos de la garganta se relajan, se reducen de los conductos respiratorios, el oxígeno no es absorbido de manera completa por nuestro sistema pulmonar. Debido a esta escasez continua de aire, la persona no es capaz de alcanzar un sueño profundo y relajante que le aporte el descanso, las diversas fase del sueño son alteradas de manera significativa, y como consecuencia durante el día se siente cansado y débil con lo que su rendimiento es sustancialmente reducido.
 

Si nota que ronca, que tiene pausas en la respiración durante el sueño, que se queda dormido durante las actividades cotidianas diurnas, que le cuesta concentrarse, le falla con asiduidad la memoria, tiene mayor irritabilidad… no demore su visita al especialista, ya que las consecuencias pueden ser muy graves: arritmia cardiaca, accidente cerebrovascular y ataque cardiaco.

 

Póngase siempre en manos de especialistas como Neumólogos, Otorrinolaringólogos, médicos Internistas, Odontólogos, Unidades o Laboratorios del Sueño, donde lejos de “remedios milagro” tendremos un análisis con plena veracidad y garantías, siendo ellos los únicos profesionales cualificados para diagnosticar y tratar su problema.
 

 

Te ayudaremos a dejar de roncar.

Llámanos al 954 991 094 o usa nuestro formulario de contacto.